martes, 18 de octubre de 2011

LEYENDA DEL MIRADOR NATURAL ILOCULLÍN (ORIENTE)


Cuando Dios mandó el diluvio universal, inundaron la selva. La gente no sabía qué hacer. Muchos murieron ahogados. Unos subieron al Shikita Hurcu que era el monte más de la zona. Otros fueron al Ilocullín, un cerrito pequeño. Los del Shikita Hurcu se reían de aquellos que estaban en la cumbre del Ilocullín. 

Pero la risa les duró poco. El nivel del agua subía y subía, y, cosa rara, el Ilocullín también crecía. Desapareció el Shikita Hurcu con todos los indígenas que estaban en las copas de los árboles. El Ilocullín se había hecho un monte muy alto, tan alto que su cumbre sobresalía de las aguas. 

Cuando cesó el diluvio y el agua bajaba de nivel el Ilocullín se iba haciendo cada vez más pequeño hasta quedar del tamaño actual. Solo se salvaron los indígenas que estuvieron en el Ilocullín, un cerro donde viven los espíritus y al que muy pocos se atreven a subir.

1 comentario: